Job opportunity: Full Professor of Economic Sociology

(Ref.no 2669-95)
WU (Vienna University of Economics and Business)

WU (Vienna University of Economics and Business) is currently inviting applications for the position of a Full Professor1 of Economic Sociology at the Department of Socioeconomics.

1 employed under salary group A 1 pursuant to the Collective Bargaining Agreement for University Employees [Kollektivvertrag für die Arbeitnehmer/innen der Universitäten], minimum gross yearly salary: € 65,769.20; the actual annual gross salary is subject to negotiation

WU is the largest business university in the European Union and is centrally located at the heart of Europe. The University maintains an excellent position as a center for research and teaching and attracts an international group of students and faculty. It offers a broad range of subjects in all areas of economics and business administration. WU is one of only four universities in the German-speaking world to have been awarded the full five-year EQUIS accreditation and is striving to achieve a top position among the leading European business universities. For details, please see www.wu.ac.at.

Applicants should have: a) a high level academic qualification (e.g. PhD, habilitation) in Sociology; b) an outstanding publication record in Economic Sociology and/or Social Theory; c) a strong record in attracting research funding; d) demonstrated commitment to excellence in teaching and teaching experience in the field of interest; and e) proven leadership qualities. Preference will be given to candidates with an international reputation in high quality scholarship in Economic Sociology and a background in socioeconomics.

Applicants are familiar with general sociological theories and preferably conduct theoretical and empirical research linked to modern economies, market societies and structures of the welfare state. The main point of reference is the theoretical and empirical analysis of social construction, perception and evaluation of the dynamics of modern economies. The successful candidate is expected to teach courses in Social Theory and Economic Sociology at the bachelor, master and PhD levels, especially in the two Masters’ Programs offered by the Department. Teaching experience in English is required. Non-German-speaking candidates will be expected to acquire proficiency in German over a certain period of time.

Within the context of the Department of Socioeconomics, applicants will meet the challenge of interdisciplinary work, both in research and teaching. They are expected to cultivate an environment of collaboration and should be capable of linking to the Department’s core re-search areas dealing with a range of socioeconomic issues and global challenges relevant to modern societies, as well as actively supporting the science-society interface. The new professor is also expected to take an active role in the University’s self-governance.

For details of the position, please contact Professor Ulrike Schneider, Chair, Department of Socioeconomics, by phone: ++43-1-31336-5872, or email: ulrike.schneider@wu.ac.at.

Candidates should send their applications in English to the Rector of WU, Professor Christoph Badelt, Welthandelsplatz 1, A-1020 Vienna. Electronic applications can be sent to prof.application@wu.ac.at. Please quote the reference no. given above when submitting your application.

Applications should include a cover letter demonstrating the candidates’ fit with the position requirements and their contribution to the Department’s research and teaching agenda, their curriculum vitae, contact information for at least two professional references; a publication list, a list of research grants, a list of doctoral theses supervised. They should also provide a statement of their teaching philosophy, a list of courses taught and course evaluations.

Applications must be submitted by 19th November 2014.

WU is an Equal Opportunity Employer and seeks to increase the number of its female faculty members. Therefore qualified women are strongly encouraged to apply. In case of equal qualification, female candidates will be given preference. WU has established an Equal Opportunities Working Group, which is involved in all selection proceedings pursuant to § 42 of the 2002 Universities Act.

Advertisements

Research Funding FAQs (In Germany)

Are the funding rates the same for all foundations?

No. For PhD scholarships the monthly amount is usually fixed at €1,050 plus individual research amounts. There are, however, scholarships which are worth more or less than this. Beyond the PhD there is no uniform rate and the basic monthly amount varies.

Is there an age limit for applicants?

Yes, there are often set age limits for applicants for PhD scholarships, usually between 27 and 35 years of age. In the case of scholarships for researchers who already hold doctorates, there are rarely age limits but there is a limit on the maximum number of years an applicant may have held a doctorate. There are no such restrictions for professors or those who have completed their habilitation and are eligible to become full professors.

Can I apply for more than one scholarship at the same time?

This is a delicate subject as many funding bodies have a shared pool of data which they all access. This means that if you apply to one funding body, your details are stored in the database and any other bodies to which you apply will be able to see that you are, in effect, hedging your bets. In such cases you are nearly always out of the running for both applications. Having said that, it is not clear which funding bodies are linked in this way and what the likelihood is of a double application being discovered. As a general rule, however, it’s best to avoid making simultaneous applications.

Do I need to have delivered outstanding performance in order to receive a scholarship?

In most cases, yes. However, when filling out your application, do not underestimate the significance of the detailed concept for the research project. Any weaknesses in grades achieved during your studies can be balanced with an outstanding and innovative research concept. There are also a number of special scholarships which are aimed at research scientists in financial difficulties. In such cases, grades play a role albeit a less important one than for scholarships for the gifted.

Can I apply to German scholarship programmes as a foreign researcher?

Quite often, yes, because sponsors want to promote an international research environment in Germany. One prerequisite, however, for foreign scholars in Germany is that they should already have spent some time in Germany prior to applying. For more detailed information about who can apply for which scholarship programme please consult the relevant programme descriptions. There are also a number of other sponsors who specialise in funding foreign scholars in Germany such as the German Academic Exchange Service (DAAD) or the Alexander von Humboldt Foundation. A list of relevant funding organisations, funding programmes and funding databases can be found here: www.research-in-germany.de.

Are there intermediate evaluations by sponsors?

In some cases, yes. The intermediate evaluation normally serves as a way of assessing previous research work and to help decide whether the scholarship should run for its full duration.

After the scholarship, do I need to write a report on my research activities?

Yes, in virtually all cases this is compulsory. In cases where you do not need to write a report, sponsors will expect you to publish at least one relevant publication based on the research results. A final report is used to check whether the research funding which was granted was used sensibly and provides evidence to the sponsor of your activities. Some funding bodies may even request an annual research report.

Original source: academics

Las ciudades que se desvanecen en el aire

Extractivismo urbano. Nueva York, Estambul o Buenos Aires mutan y transforman la vida de sus habitantes. Se permuta lo viejo por torres, barrios perimetrados y una brecha social cada vez mayor.

POR GABRIELA MASSUH

Mientras corremos a través del mundo de la infancia, apresurándonos por salir de él, eufóricos por la inminencia del final, no somos conscientes de que durante esa carrera somos protagonistas de un proceso de destrucción que nos rompe el corazón.

La cita es de Todo lo sólido se desvanece en el aire de Marshall Berman. El “proceso de destrucción” se refiere al Bronx, su barrio natal en Nueva York, partido en dos por el trazado de una autopista que lo convertiría durante décadas en la contraseña internacional de las pesadillas urbanas, peligrosa, infame y devastadora. Igual que Hannah Arendt (comprender es comprender lo que está puesto en juego), el aprendizaje de Berman está signado por la experiencia de la pérdida. En este caso, se trata menos de la infancia que del paisaje que emblemáticamente la contenía. La autopista era parte de las gigantescas reformas urbanas de Robert Moses, aquel polémico demiurgo que selló para siempre la imagen del american way of life , esa pacatería tecnicolor protagonizada por la típica familia americana que migró hacia asépticos suburbios con jardines al frente. Hollywood se encargó de exportar este modelo paradisíaco que polucionó al planeta entero de una idea de libertad equiparada a la posesión de un automóvil.

Vistas en perspectiva, las reformas de Moses tienen dos interpretaciones. La primera, que fueron la piedra fundamental del desarrollo económico de los Estados Unidos después de la crisis del treinta, impulsando hasta el paroxismo la industria automovilística, de electrodomésticos y del consumo de comida chatarra. La segunda es la de Marshall Berman, víctima de ese “progreso” y reverso del milagro: el habitante medio de la ciudad, aislado por la falta de transporte público, acosado por la aparición de guetos violentos, obligado a asistir a la desaparición de su variopinto barrio de inmigrantes con negocios a la calle.

En Ciudades Rebeldes , David Harvey retoma el tema. Explica la destrucción del espacio público de las ciudades modernas en términos económicos. En este contexto, el corazón partido de Berman es la reacción individual frente un sistema de acumulación que necesita expandirse no en función del desarrollo humano, sino para colocar excedentes. Harvey demuestra que los grandes proyectos urbanos, empezando por el de París de Napoleón III, hasta la construcción de mega ciudades en China, Qatar o Abu Dabi, ponen en movimiento esa maquinaria que es inherente al capitalismo: la inversión.

La construcción ocupa un lugar privilegiado en materia de inversiones. Nadie cuestiona que es el factor en materia de empleo; incide de manera decisiva en las estadísticas de crecimiento y genera la sensación de movilidad y aceleración, señal de que algo cambia. De manera creciente, la construcción devora los paisajes urbanos supliéndolos de escalas cada vez más ambiciosas: edificios cada vez más altos, rutas más anchas, autos más veloces, armas más potentes, drones más sofisticados. Ese “más” es el progreso y quien se oponga peca de nostálgico, retrógrado o loco.

Pero Berman no era nada de eso. Su añoranza del barrio perdido es el emblema de una experiencia de la modernidad que no sólo atañe a la ciudad de Nueva York. Esa noción de pérdida gratuita se da hoy en todas partes, producto de la ciudad convertida en botín exclusivo de un crecimiento económico que no “derrama”. Gran parte de la construcción de la actualidad produce bienes de cambio que incrementan el valor del suelo excluyendo a los que menos tienen. Las ciudades están convirtiéndose en un conglomerado de, custodiados día y noche, cada vez más cerrados sobre sí mismos y carentes de suficientes espacios públicos donde tener la experiencia de la multiplicidad.

La ciudad-botín obedece a un patrón de acumulación basado en la sobreexplotación de recursos y bienes comunes. Se nutre de la misma lógica extractivista de los monocultivos intensivos o la mega-minería, provocando, igual que ellos, destrucción de la multiplicidad, acumulación y reconfiguración negativa del tejido urbano. La ciudad-botín no es para todos. Acumula territorios comunes, expulsa a los menos poseídos y trabaja para un abstracto target multinacional que se desplaza por los no-lugares de las altas finanzas. O bien, como dice el abogado ambientalista Enrique Viale, “en las ciudades no hay petróleo, no hay minerales; pero hay tierra pública para alimentar la codicia de las corporaciones.” El extractivismo urbano genera conflictos de visibilidad creciente y se manifiesta a través de nuevos formatos de protesta social, que van desde manifestaciones por el derecho a la vivienda digna, pasando por acciones judiciales en defensa de la demolición patrimonial, hasta la indignación generalizada frente al aumento indiscriminado de los precios del transporte público. Al ritmo de los “saneamientos” de las topadoras, aumenta la exigencia de una ciudad no hecha a medida del marketing y la especulación, sino a imagen y semejanza de quienes la habitan, de sus usos, tradiciones y costumbres. Los violentos sucesos de Estambul en defensa de la Plaza Taksim en junio de 2013; en diciembre del mismo año, la insólita movilización de dos mil efectivos policiales en Hamburgo para desalojar a los ocupantes de un antiguo teatro convertido en centro cultural destinado a ser demolido; las protestas brasileñas por el aumento del transporte que llamaron la atención en todo el mundo, a las que El país les dedicó el titular “Nuestros veinte céntimos son el Parque de Estambul”; la brutal represión y migración forzada de miles de habitantes de Sochi para los Juegos Olímpicos de invierno en Rusia…, son sólo algunos ejemplos recientes del potencial de conflicto que conllevan proyectos concebidos a espaldas de la legitimación ciudadana.

¿Y por casa? La situación de la ciudad de Buenos Aires no es diferente. Un diez por ciento de su población, cuyo número total no llega a los tres millones de habitantes, vive en la precariedad extrema de las villas. Al mismo tiempo, el censo nacional de 2010 arrojó una la cifra alucinante del 27 por ciento de viviendas nuevas vacías. Habría que preguntarse para quién se sigue construyendo en una ciudad cuyo número de habitantes no ha variado desde 1946.

Siguiendo la experiencia subjetiva de Marshall Berman, la atropellada transformación del tejido urbano provoca, si se permite el término, la ajenidad de un paisaje usurpado. Las calles pueden llevar el mismo nombre que en la infancia, pero no las reconocemos como propias porque han perdido su especificidad de ser huellas del pasado y amparo en el presente.

Fuente original: Revista de Cultura Ñ

We live in a social system that allows men appropriate common spaces

We live in a social system that allows men appropriate common spaces and consider women bodies a public property just for the simple fact of being in the street.

Shinking cities around the world. A research project

6.1 billion people currently live on the earth, 3 billion of them in cities. By 2030, the population of the world will have increased by 2 billion (+33%). This increase will be stem almost exclusively from the growth in urban population. Every day, 190,000 new city-dwellers are added all over the world, 2 in every second. In the year 2030, 4.9 billion people will live in cities. But not all cities are taking part in this competition. Whether in Germany or the USA, in Russia or China, in South Africa or Iran, everywhere there are also shrinking cities that the constant media focus on boomtowns and megacities all too easily overlooks. In the last 50 years, about 370 cities with more than 100,000 residents have temporarily or lastingly undergone population losses of more than 10%. In extreme cases, the rate of loss reached peaks of up to 90% (Âbâdân, Iran).

In the annals of history, the decline of cities is usually depicted as a catastrophic, exceptional event (Atlantis, Troy, Pompeii, etc.), but an examination of the past 50 years shows a contrary development. Shrinking cities are increasingly a lasting phenomenon. The increase in the population of growing cities is markedly higher than the losses of the shrinking cities, but the number of shrinking cities has greatly increased. Between 1950 and 2000, the number of shrinking cities has increased by 330%, while the increase in the number of cities with more than 100,000 residents has amounted to only 240%. Thus, despite all the expectations created by the scenarios of constant growth, the number of shrinking cities has increased faster than the number of boomtowns.

Some cities have been losing population for a period of more than 50 years (for example, most of the shrinking cities in the USA). In other cases, the period of shrinkage has lasted only a few years (for example, Basra, Iraq; Manila, the Philippines). In extreme situations, for example wars or disasters, the loss of population has occurred as a shock when most residents were forced to leave their city. Thus, during the Iran-Iraq War, Khorramshahr and Âbâdân (both in Iran) lost more than 20% of their populations within a single year.

Most shrinking cities in the last 50 years have been in Western industrial countries, especially in the USA (59), Britain (27), Germany (26), and Italy (23). Since 1990, shrinking cities have increasingly been found in former Warsaw Pact countries, like Russia (13), Ukraine (22), and Kazakhstan (13). Between 1950 and 2000, there have also been an above-average number of shrinking cities in South Africa (17) and Japan (12). But the centers of gravity of this development have been in Europe and the USA. And this trend will increase, because in the future Europe will hardly participate in worldwide population growth. In 35 years, only 10% of the world’s population will live in the Western world, and some countries must prepare for a general decrease in population.

For a worldwide investigation of shrinking cities, the project Shrinking Cities is evaluating historical population data from more than 8,000 cities. This evaluation’s period of measurement extends from 1950 to 2000. All known shrinking cities with populations larger than 100,000 were taken into consideration for the international comparison and the worldwide cartography. The results of the study were shown at theexhibition “Shrinking Cities” and were published in the form of an atlas.

Original source: http://www.shrinkingcities.com/ -Global Study: Büro Philipp Oswalt, Research: Tim Rieniets

Deconstrucción del sueño industrial americano

 28 OCT 2014

La grúa devora la casa a dentelladas. Golpea las paredes, el tejado, la chimenea. En unos minutos todo habrá terminado. Sólo quedarán los escombros.

“Meses para construirla y media hora para derribarla”, dice Rick Whetstone, miembro del equipo de demoliciones del Ayuntamiento de Youngstown, vieja capital siderúrgica en la cuenca del río Mahoning, en el estado de Ohio.

En los años del esplendor, los altos hornos de Youngstown producían acero 24 horas al día y componían un paisaje de “chimeneas alzándose como los brazos de Dios, hacia un magnífico cielo de hollín y barro”, como cantó Bruce Springsteen en la balada Youngstown. Desde entonces ha perdido más de la mitad de la población. Hace cuarenta años, en vísperas de la desindustrialización, tenía 140.000 habitantes. Ahora tiene poco más de 60.000. Y un problema: miles de casas vacías y abandonadas a las que jamás nadie regresará.

Youngstown es el corazón del rust belt, el cinturón de la herrumbre, la región que se extiende de Pensilvania a Minnesota y que es lo más parecido en Estados Unidos a la cuenca del Ruhr alemana. Son lugares con una mitología particular: el orgullo blue collar, de clase obrera, que Springsteen refleja en sus himnos. Hay una mitología de Detroit y el automóvil como la hay de Youngstown y el acero.

Estas ciudades fueron el “arsenal de la democracia”, según la expresión que el presidente Franklin Roosevelt usó en diciembre de 1940, 22 días después del ataque japonés a Pearl Harbor. Aquí se fabricaron las armas, los aviones, los barcos que derrotaron a Hitler. Aquí, después de la Segunda Guerra Mundial, se creó la vasta clase media —la casita con jardín, el salario digno, el acceso de los hijos a la mejor educación: el sueño americano— que empezó a desintegrarse precisamente en los años setenta, con el inicio del cierre en cadena de las plantas acereras. Porque el orgullo de ciudades como Youngstown —la excelencia en un único sector— fue su condena: cuando, por la competición extranjera o por las políticas públicas, este sector entró en declive, la ciudad carecía de alternativa.

El primer golpe, para Youngstown, ocurrió el 19 de septiembre de 1977, cuando se anunció el cierre de Sheet and Tube‘s Campbell Works, la mayor planta de la cuenca del Mahoning. “En Youngstown, ese día acabó conociéndose como el lunes negro. Nadie lo vio venir”, escribe el periodista George Packer en The unwinding, un libro publicado en 2013 que aborda el declive de la clase media y la desigualdad creciente. “En los meses siguientes 5.000 trabajadores perderían el empleo”, explican Sherry Lee Linkon y John Russo, de la Universidad Estatal de Youngstown, en el ensayo Steeltown U.S.A. “En cinco años, más de 50.000 personas acabarían desplazadas por los cierres de plantas acereras en el área de Youngstown y Warren”.

Las chimeneas ya no echan humo. Gasolineras y centros comerciales en ruinas flanquean las avenidas que llevan al centro. Youngstown es un puzzle de casas todavía habitadas, casas deshabitadas y huecos verdes, donde una vez hubo una casa que fue derribada. Esta es una ciudad de ausencias.

En su despacho del Ayuntamiento, el alcalde, John McNally, evoca aquel invierno de 1977. “Recuerdo que mis padres me explicaron que muchos amigos míos quizá no tendrían unas grandes Navidades aquel año porque alguien de su familia, un padre, una madre, se había quedado sin trabajo. Lo recuerdo bien”, dice.

El lunes negro y sus consecuencias —la fuga de la población, el deterioro urbano, el cierre de escuelas, las casas vacías— define cada una de las acciones del alcalde. “El 40% o 50% de las llamadas que recibimos son preguntas del estilo: ‘¿Cuándo se derribará esta casa?”

A una manzana del Ayuntamiento, Phil Kidd —activista vecinal, propietario de un comercio con merchandising local y resistente que sigue creyendo en la ciudad— compara el abandono de las casas con un cáncer. Una casa vacía atrae las ratas y aumenta el riesgo de incendio. A veces se convierten en refugio de negocios ilícitos. “Cuando una casa queda vacía en una calle, devalúa las otras”, dice Kidd. Por eso los vecinos suelen ser los primeros interesados en que se derriben.

En 1990, había en Youngstown 3.763 viviendas vacías; en 2010 era 6.289, un 19% del total, según un informe del laboratorio de ideas Brookings Institution. A la desindustrialización se sumó un segundo choque: la gran recesión de 2008, que se originó en una burbuja inmobiliaria, y provocó una marea de desahucios que engrosó el inventario de viviendas vacías. “Entre 2000 y 2010, el número total de unidades de vivienda vacía en Estados Unidos creció en más de 4,5 millones, un aumento de 44%”, se lee en el citado informe.

El fenómeno no es único de Youngstown: ocurre en Detroit, en Cleveland, en Baltimore. Ni siquiera es único de EE UU: los paisajes del cinturón de la herrumbre recuerdan a los de la Alemania del Este o el bloque soviético, bastiones industriales que, con la caída del comunismo, tuvieron que echar el cierre y perdieron población.

Hace unos años, las grúas desmontaban bloque a bloque edificios de pisos en lugares como Hoyerswerda, antigua ciudad modelo del socialismo de la República Democrática Alemania. El método es distinto en Youngstown, ciudad modelo del capitalismo industrial del siglo XX. Entre otros motivos, porque aquí la mayoría de viviendas son unifamiliares y hay pocos edificios de pisos.

Sale más barato sacar la grúa. Y esto hacen Tom Sakmar —Míster Derribos en Youngstown— y su equipo, que incluye a Pat Menanock, el operario de la grúa, y a Rick Whetstone, que conduce el camión que se llevará los restos. Frente a una casa en la calle East High, en el East Side de Youngstown, Sakmar enseña una libreta con sus deberes para las próximas semanas: 21 casas.

Florence Blackshear, una mujer de 77 años, mira desde la puerta de su vivienda cómo la grúa lanza las últimas dentelladas contra la casa vecina. Cuenta que allí habían vivido drogadictos y que una vez hubo un incendio.

“Me alegro de que caiga”, dice Blackshear.

Fuente original: http://internacional.elpais.com/internacional/2014/10/27/actualidad/1414446521_896333.html

Interpretando la estratificación social en una ciudad post-socialista

La ciudad neo-liberal tiende a desarrollar con gran ímpetu comunidades aisladas que reflejan las diferencias entre las clases sociales, segregándolas entre si y limitando enormemente los espacios y paisajes. Dicha tendencia responde al principio de acumulación del capital aplicado al desarrollo urbano. Es decir, a la acumulación de capital en las ciudades con el fin de producir dinero. Dicha acumulación tiene lugar mediante la inversión en espacios urbanos, la construcción de condominios y de estructuras de gran escala con un especial interés en los estratos socioeconómicos altos. En este contexto la inversión en viviendas asequibles se reduce y/o se limita a las zonas más alejadas de los centros urbanos, incidiendo más aún en la dinámica segregadora. En definitiva, la concentración de capital es una barrera para el desarrollo urbano y se opone a lo que debería ser una ciudad.

Estas y otras ideas las he extraído de una reciente entrevista a David Harvey. La segregación espacial vendría ademas acompañada por una especie de proteccionismo o aislamiento de los bloques de nueva construcción. Así lo sugiere David Harvey al referirse en un barrio de Chile:

…hace poco estuve en Guayaquil, Ecuador. Ahí hay un área de la ciudad donde, a los costados de un gran camino principal, solo existen comunidades privadas. No puedes salir del camino principal para entrar a esas comunidades sin un permiso residencial. Entonces te preguntas qué tipo de mundo se construye allí, en que la experiencia urbana de las personas queda secuestrada tras estos muros, tienen un contacto casi nulo con personas de otras clases sociales.

Todo esto me ha recordado una serie de fotos que realicé hace no mucho en mi propio barrio de residencia. La foto que encabeza este post muestra el barrio de Dabrowa en Gdynia, ciudad que junto Gdansk y Sopot componen el área metropolitana conocida como Trojmiasto, en el norte de Polonia. Se trata de un barrio más o menos compacto que ha ido creciendo principalmente desde los años 90. En concreto, el edificio que se aprecia está situado justo en el que puede ser considerada como la plaza del barrio, justo al lado del parque infantil, el colegio y diversas tiendas. Por lo tanto, su diseño “amurallado” representa una especie de isla dentro del centro neurálgico del barrio. Queda claro, por tanto, como el desarrollo urbano de una ciudad post-socialista se aproxima en gran medida a la forma de experimentar la ciudad en buena parte de las ciudades hoy en día. Toda una forma de, utilizando las palabras de Harvey “secuestrar la experiencia urbana de las personas tras los muros”. Esto, sin duda, podría incidir en una menor cohesión social y menores reservas de capital social. (Para los más economicistas, recordad que existe una relación entre capital social y desarrollo económico)

Me gustaría además prestar especial atención a la siguiente foto, pues en ella se puede apreciar más de 60 años de evolución urbanística en Polonia. En el plano corto, una casa típica del rural polaco donde, de hecho, todavía reside una persona de edad avanzada y dedicado a labores agrícolas. En un segundo plano, una construcción de los años 90, pero que mantiene de alguna forma el estilo de los típicos bloques soviéticos. Por último, un edificio de muy reciente creación donde, como se puede observar, se levanta una verja que lo separa del resto del barrio.