Economía vs capitalismo, o sobre qué significa “bien común”

“Aristóteles distinguia dos formas de entender y practicar la economía. Economía, desde la antigua Grecia, es el conjunto de reglas morales con las que gestionamos la casa. Entonces si la ciencia económica se considera a si misma neutral… ni siquiera se acuerda del significado original de la palabra economía, que es el conjunto de reglas morales, porque queremos alcanzar un objetivo normativo, un thelos, que es el bienestar de todos los miembros de la casa. Lo enfatizó varias veces: el dinero o el capital son simplemente medios para alcanzar objetivos, y si los medios se convierten en objetivos, esto por definición ya no es una economía sino lo contrario, en griego antiguo: crematística, el arte de hacer dinero y hacerse rico, que hoy simplemente llamamos capitalismo.

Todas las constituciones de países democráticos repiten y confirman lo que dijo Aristóteles, dicen que el objetivo general de las actividades económicas es el bien común, y no encontrarán una sola constitución de un país democrático que diga que la acumulación de capital, o el incremento de dinero, sea el objetivo general de la actividad económica. Eso seria un orden económico capitalista, que no es apoyado por ninguna constitución democrática.

La economía para el bien común es una tautología, un pleonasmo, pero tenemos que llamarla economía para el bien común porque los crematistas han ocupado el término economía, expulsado su significado original y llenado con el significado opuesto. Gracias a la brillante distinción de Aristóteles tenemos un elección entre dos opuestos: economía o capitalismo.”

Christian Felber
Conferencia Post-Crecimiento
Bruselas, sept 2018

Visto en Grupo Decrecimiento y publicado por Pablo Lopez https://www.facebook.com/groups/36550898741/?fref=nf

Advertisements

Sociology of “wasted” places

Most abandoned buildings, plants and areas appeared in the Soviet Russia (’70-’80) because they belonged to the “state” (meaning nobody) and afterwards (’90) as a result of the economic crisis. But each place has its own story (in which I, to be honest, do not have much interest).

I think we are all not indifferent to abandoned things. The Abandoned have some sort of a strong and complicated connection with our souls; some people get scared and try to escape their impressions, some fight with them and try to destroy or rebuild or just leave their own footprint on the abandoned site to prove that they’re stronger than this world. And some do not try to do anything – they just look and listen to the Abandoned, enjoying those impressions, feeling the real meaning of time. I am one of them.

http://www.abandoned.ru/about.php