Y los “chiringuitos”, ¿está la administración sobrecargada?

Después de haber visto en la anterior entrada como España registra la menor tasa de empleados públicos por cada 100 habitantes en comparación con Alemania, Reino Unido y Francia, en la presente me propongo comparar el número de empleados públicos según el tipo de la clasificación establecida por el Departamento de Estadística de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), quien diferencia por un lado entre empleo del sector del gobierno general, que incluye todas las unidades del gobierno central, estatal (regional) o local, entre otros (+ info) y por otro empleo en empresas y compañías de propiedad estatal, residentes y que actúan a nivel del gobierno central, estatal (o regional) y local.

En otras palabras, este organismo diferencia entre los empleados contratados directamente por alguna unidad de cualquiera de las administraciones públicas y los empleados contratados por unidades dependientes a su vez de alguna unidad gubernamental, también calificados despectivamente como “chiringuitos”.

El primer gráfico se muestra el número de empleados públicos contratados directamente por la administración pública, sin diferenciar entre estatal regional. Alemania registra la tasa de empleados más baja por cada 100 habitantes, con 5,42, seguido por España (6,47), Reino Unido (9,49) y Francia (9,54). Atendiendo a la tasa según número de personas ocupadas, el orden se mantiene, Alemania (11,76), España (16,31), Reino Unido (20,57) y Francia (23,80); al igual que con relación al número de personas activas: Alemania (10,80), España (13,02), Reino Unido (18,92) y Francia (21,46).

El segundo gráfico muestra las tasas de empleados públicos en organismos dependientes de alguna unidad gubernamental (“chiringuitos”). Aquí las diferencias son más claras. Sorprendentemente y en contra de lo que se ha repetido hasta la saciedad en montones de artículos de opinión, España registra una tasa claramente inferior al resto de países, independientemente de la variable considerada, esto es, población total, ocupada o activa.

Advertisements

¿Hay más funcionarios en España que en otros países europeos?

¿Hay más funcionarios en España que en otros países europeos? ¿Está la administración sobredimensionada y cargada de sociedades y empresas públicas, habitualmente etiquetadas como “chiringuitos”? ¿Son las administraciones autonómicas el mal de España? Como en las últimas fechas es habitual hablar de estos asuntos de forma impulsiva, apasionada y por momentos déspota y poco irracional por parte de políticos y analistas “políticos” (dando buena cuenta del decision making spanish style) en esta entrada y en próximas me propongo comparar la importancia del sector público en España con países como Alemania, Francia y Reino Unido.

En la siguiente gráfica se muestra el número de funcionarios por cada 100 habitantes, ocupados y activos. La información relativa a la población fue consultada aquí mientras que el número de empleados públicos provienen del departamento de estadística de la OIT (Oficina internacional del trabajo) publicados aquí. Las fuentes de información de los datos publicados es la misma para el caso de España e Inglaterra, es decir, la Encuesta de Fuerza del trabajo, mientras que la referida a Francia y Alemania procede de un “conjunto de diferentes fuentes”.

En el caso del número de funcionarios por cada 100 habitantes, que podría ser interpretado como la tasa de atención al ciudadano (independientemente de su situación laboral) España es el país con menos funcionarios por cada 100 habitantes, con 6,8. Le  siguen Alemania con 7,31, Reino Unido con 10,39 y Francia con 10,63.

Atendiendo al número de funcionarios por cada 100 personas ocupadas Alemania cuenta con la tasa más baja, con 15,86, seguido de España con 17,15, Reino Unido 22,52 y Francia 26,50.

Por último, España es el país con menos funcionarios por cada 100 habitantes en activo con una tasa de 13,69, seguido de Alemania 14,57, Reino Unido 20,70 y Francia 23,90.

Elaboración propia a partir de datos extraídos de Eurostat y de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT)